Shipyard School / Astillero-Escuela-Museo de botes

Info

Shipyard School / Astillero-Escuela-Museo de botes

Fecha / Date: 2010
Localización / Location: Puerto Viejo, Algorta. Bizkaia
Arquitectos / Architects: Ibon Basañez. Paul Basañez
Cliente / Client: Itxas Egurra Aizean
Fases: Propuesta

 

LA ASOCIACION DE BOTES ITXAS EGURRA HAIZEAN

La relación del pueblo vasco con la mar a lo largo de su historia, ha producido un patrimonio cultural técnico y etnográfico de indudable valor, que a menudo se ha olvidado, sin tener en cuenta que su perdida definitiva es difícilmente recuperable dado su origen histórico.
La asociación surge en el año 2009 para promover la recuperación de este patrimonio, concretándose en la recuperación y restauración de embarcaciones clásicas de madera a vela y remo, y en la construcción de época. Por falta de medios, conocimientos y voluntad, en los puertos vascos cada día hay menos embarcaciones tradicionales de madera, con riesgo de la desaparición de nuestro patrimonio histórico naval.

PROPUESTA

La Asociación de Botes Itxas Egurra Haizean propone la creación de un astillero-escuela-museo, para dotar al municipio de un espacio público donde desarrollar su actividad. Una actividad que participa de la cultura, el deporte y el turismo.
El principal objetivo es construir, restaurar y mantener réplicas de las embarcaciones de nuestra tradición naval, a la vista del público. Esto implica un proceso de investigación previo y una posterior utilización de las embarcaciones, dando además a conocer los conocimientos de navegación tradicionales.
Se trata de dar a conocer un aspecto de nuestra cultura marítima, para sensibilizar a la sociedad con ese patrimonio.
Las actividades que se llevarían a cabo desde el astillero-escuela-museo, serian:

- Fomentar y divulgar el uso de las embarcaciones tradicionales de madera a vela y remo. Organizando eventos sociales y regatas con otras asociaciones.
- Crear un centro de información, construcción, reparación y conservación de las embarcaciones. Que se mantiene abierto para visitas turísticas.
- Asesorar y ampliar conocimientos: Cursos de carpintería de ribera y velería.
- Recuperar la historia. Como centro de investigación para la historia marina de Getxo.
- Enseñar la navegación en embarcaciones tradicionales de remo y vela: Cursos y excursiones en trainera, batel y bote con patrón.

El Puerto Viejo, sería un lugar idóneo para ello:
El lugar más emblemático de Getxo por su historia de pescadores, pilotos o prácticos y marinos, y por su tradición ligada al buen hacer de la navegación en botes y traineras de madera a vela y remo. Se recuperaría así el puerto para su actividad propia, además de dotarlo de un atractivo mayor para el público, ya que actualmente el Puerto Viejo apenas tiene actividad marinera.
Por otro lado, el Puerto Viejo dispone de rampas (fundamentales para el izado y botadura de pequeñas embarcaciones), y una planchada infrautilizada: La zona de aparcamiento adosada al muelle, no parece el lugar mas indicado para emplearla como aparcamiento, no solo desde un punto de vista funcional, si no estético dado que visualmente aparece en primer plano desde la parte alta del mismo Puerto Viejo o desde los paseos aledaños.

EL EDIFICIO, UNA IDEA

Tras un análisis de las necesidades básicas de la asociación y de las posibles ubicaciones, para la creación de un astillero-escuela-museo, se propone una idea a nivel de anteproyecto: Un pequeño edificio en el mismo puerto, inspirado en un bote invertido como un casco, con formas curvas para minimizar su volumen y evitar perder las vistas del abra, de manera que se integre en el paisaje sin interferir estética ni urbanísticamente en la arquitectura vernácula.
Se busca una forma atractiva, unitaria, inspirada en la belleza de los cascos varados, una estética contemporánea que no pretenda competir con el entorno pero tampoco pretenda imitarlo. Algo sencillo pero rotundo al mismo tiempo, que se integra en el entorno recogiendo en sus materiales los colores y tonos de la piedra de los muelles y muros.
Tras un detenido estudio del entorno del Puerto con las dos rampas de acceso al mar, los paseos peatonales y accesos rodados, el aparcamiento, la estación depuradora enterrada y respetando el paseo con los botes de madera existentes, se ha llegado a la conclusión de situarlo en la parte sur del aparcamiento actual lindando al puerto, consiguiendo un entorno amable al retrasar los coches del lugar y ganando espacio peatonal y de ocio.

El edificio ocuparía una tercera parte del aparcamiento existente junto al Puerto, manteniendo totalmente libre la gran parcela, ganada en su día al mar, para su futuro uso y respetando sus accesos. Las dimensiones del edificio vienen dadas por el programa de necesidades, que se determina a partir de la eslora máxima de algunas traineras: Sus dimensiones son de 24 m. de largo, 7,5 m. de ancho y 5,3 m. en su altura máxima, contando con 156 m2 construidos.

La estructura principal de madera laminada consiste una única crujía de cuadernas o vigas principales que conforman una bóveda de cañón en forma de casco, arriostradas mediante una subestructura longitudinal también de madera laminada, que sirve de soporte para el cerramiento. La piel o cerramiento consiste en un sándwich aislante, acabado en un entablado de madera al interior y revestido de chapa de cobre engatillada al exterior. El cobre es un material que permite una amplia variación de color a partir de su tratamiento superficial, consiguiéndose múltiples tonos desde ocres asta marrones, con acabados mates hasta brillantes.
Esta piel que conforma la cubierta y la fachada del edificio llegaría hasta el suelo, excepto en las zonas de ventanal que quedaría a 1,8 m. del suelo.

Teniendo en cuenta que el edificio se situaría sobre la estación depuradora subterránea, su cimentación se realizaría sobre un sistema de vigas puente ocultas bajo el pavimento, para buscar los apoyos. Este sistema resulta viable sobre todo teniendo en cuenta la ligereza de la construcción.
La distribución interior consiste en un gran espacio de trabajo al que se accede por unas puertas en la fachada este, por donde acceden las embarcaciones. En el otro extremo del edificio, el lado oeste, se sitúan los baños y taquillas para hombres, mujeres y minusvalidos. Entre estos dos espacios hay una zona didáctica y de estudio o descanso.